Logo del Centro Basco de La Plata
  • +54 0221 457-1638
  • secretaria@cvascolaplata.org.ar
  • 14 y 58

Breve historia del Centro Basko "Euzko Etxea"

Introducción

Si bien los vascos de La Plata y alrededores realizaban en el Parque Pereyra Iraola, reuniones para conmemorar algunas festividades como San Fermín, San Ignacio y jornadas al aire libre, éstas no pasaban de ser encuentros ocasionales.

El cura capuchino Casiano de Goldaraz, intentando plasmar esas ansias de aglutinarse, alentó a varios conocidos para que, en el 61º aniversario de fundación de La Plata, el 21 de noviembre de 1943, se brindara a la ciudad una muestra del folklore vasco. Se celebró misa en la Catedral con actuación del Coro Lagun Onak; un festival de danzas en el Teatro Argentino, concluyendo la jornada con romería en la confitería “La Navarra”.

Historia

A fin de no perder el entusiasmo generado, se continuaron las reuniones que concluyeron con la creación el día 1º de enero de 1944 del Centro La Casa de los Baskos "Euzko Etxea" (CCBEE). La primera Comisión Directiva estuvo integrada por: Presidente: Jesús Juan Torre; Vicepresidente: Francisco Clúa; Secretario: Rubén Ordoqui; Prosecretario: Raúl Clúa; Tesorero: Miguel Ibargoyen; Protesorero: Vicente Iza y Vocales: Juan Dupláa, Pedro Caubet, Ernesto Etcheguía, Gregorio Arruti, José A. Arruti, Marcelo Azarloza.

Esta Entidad tiene como objetivos:

En los primeros meses, el Centro Basko alquiló una casa ubicada en calle 6 Nº 1090, pero la masiva y creciente masa societaria hizo necesario ampliar la disponibilidad de espacio. Fue así que en 1945 adquirieron una sede propia: una casa con terreno en 63 N* 631. Allí se realizaron animadas romerías con danzas y música, conferencias, clases de euskera… pero aún soñaban con tener una cancha de pelota. Ese anhelo llevó a estos inquietos y perseverantes euskaldunes, sus familias y sus amigos a aprobar, en la asamblea del 28 de setiembre de 1947, la compra de la actual sede de la calle 58 esquina 14.

Este nuevo edificio y el crecimiento constante de asociados hicieron que la actividad interna fuera muy dinámica, incorporando miembros de segundas y terceras generaciones de vascos y personas que simplemente se interesaban por la cultura vasca.

El trabajo siempre ha sido mancomunado entre las Comisiones Directivas, las subcomisiones y los socios… buscando incesantemente el cumplimiento de los fines estatutarios. Las acciones desarrolladas han sido muchas:

Bibliografía